jueves, 9 de abril de 2020

08 abril 2020 (2) La Razón (opinión)

08 abril 2020



La psicóloga Rosa Jové ofrece claves para actuar con los niños en el confinamiento

Miembro fundador del grupo de psicólogos en emergencias y catástrofes de Cataluña, está asistiendo a los sanitarios en la actual crisis por la pandemia del coronavirus.


«Mucho se ha hablado estos días de cómo proceder los adultos en caso de confinamiento: que si mantenimiento de rutinas, horarios, ejercicios… y muchos creen que eso mismo es lo que necesitan los niños, y no siempre es así», afirma la psicóloga infantil Rosa Jové,  autora de libros como Dormis sin lágrimas o La crianza feliz.  «Si usted es un padre preocupado por cómo afectará esto a su hijo, le tranquilizará saber que los niños tienen más facilidad que los adultos para superar las adversidades en su vida», continúa la experta, que ofrece consejos de actuación según los diferentes tramos de edad.
De 0 a 2 años:
«La rutina la marcan los padres, ya que, seguramente, les continuarán alimentando, acostando o bañando más o menos a la misma hora. Lo importante a estas edades no son las rutinas (sus padres van a hacerlo por ellos), sino que se lo pasen bien (que jueguen mucho y hagan actividades lúdicas) y que no se agobien. Intentemos, en la medida de lo posible, que jueguen al aire libre: si no hay jardín o terraza, puede ser en el balcón de casa o debajo de una ventana abierta, siempre con vigilancia. Lo único que van a entender de todo lo que pasa es que no pueden salir a la calle, intentemos minimizar ese aspecto. También es bueno contactar por videollamada con personas que vean normalmente (abuelos, canguro, etc.) pero sin forzar».
De 3 a 6 años:
«Es bueno empezarles a contar lo que está sucediendo, porque se dan cuenta de grandes cambios y necesitan una explicación que les tranquilice. Tan importante es explicarles lo que sucede, como ser positivos y no dramatizar. Hay una diferencia entre ser positivo y mentir. No vamos a mentir, pero si explicarles el escenario más favorable en cada caso. Hay que adaptar el lenguaje a la edad del niño».
«Los padres seguro que siguen con las rutinas de sus hijos a estas edades, pero hay que ser flexibles porque los niños van a ver que sus padres no hacen lo mismo que siempre (¿quién en este momento lo hace?) y ellos también pueden hacer cambios en su día a día (ver algo más la tele, acostarse un poco más tarde...)».
«Que les dé el aire al menos un ratito al día (puede ser asomados en una ventana jugando al veo veo) para que sigan con el ritmo circadiano, y que hagan juegos en donde desarrollen su imaginación (pintar, bailar, cantar, disfrazarse…) porque un niño que trabaja su imaginación olvida las preocupaciones. No olvidemos, sobre todo, jugar con ellos. Siempre nos quejamos de que no tenemos tiempo para jugar con ellos, ahora es un buen momento».
De 7 a 12 años:
«Aquí ya es imperativo, no solo que estén informados de lo que sucede, sino de que sean proactivos y ellos se protejan, lavándose las manos y manteniendo la distancia social. Si aún no saben lo que es la distancia social, es importante explicárselo para que actúen en consecuencia».
«Los padres siguen marcando las rutinas, pero, como ya se dan cuenta de lo que pasa a su alrededor, si los padres no cumplen sus propias rutinas, hay que mostrar más flexibilidad, o lo van a vivir como un agravio comparativo. Si los padres van al trabajo o teletrabajan en casa, podemos hacer que en esos momentos ellos también desarrollen algún tipo de trabajo de tipo escolar, pero si los padres no trabajan, mejor no obligarles. Ahora es el momento para aprender con las nuevas tecnologías o mediante proyectos, con los que se aprende igual o mejor, pero sin darse cuenta».
«Hay que intentar que estén ocupados con cosas que les gusten (sí, hasta con videojuegos) pero ir variando a lo largo del día, no siempre lo mismo. Es posible que en estos momentos se incremente la actividad con las pantallas, pero esto obedece a dos motivos: el primero es que todos hemos aumentado el uso de móviles, tablets, ordenadores, etc. no es algo exclusivo de los niños. El segundo motivo es que, en estos momentos e igual que los padres, es la forma de poder estar conectados con sus amigos porque a estas edades ya tienen vida social (muchos niños juegan online con los compañeros de clase o se escriben mensajes…). Son situaciones excepcionales que provocan conductas excepcionales, no hay que reñirles: ya volverán a la normalidad».
Rosa Mª Jové Montanyola (Lleida, 1961), licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma de Barcelona, está especializada en psicología clínica infantil y juvenil y en psicopediatría (bebés de 0 a 3 años). Igualmente es licenciada en Historia y Geografía con especialización en antropología infantil y en psicopedagogía con experiencia de más de diecisiete años trabajando para el departamento de la Generalitat de ayuda a menores con problemas escolares y diversos trastornos, así como asesorando a padres y escuelas.
En sus libros ofrece consejos, reflexiones y sugerencias que ayudan a los padres a cuidar y entender a los hijos desde el nacimiento hasta los seis años, una etapa fundamental en la que se forja buena parte de la personalidad y se asientan las estructuras emocionales. El sueño es también uno de los componentes de una buena crianza, como lo demostró en su bestseller Dormir sin lágrimas que, con 48 ediciones publicadas desde su aparición en 2006, y también ha publicado con mucho éxito en La Esfera de los Libros: La crianza feliz –27 ediciones–, Ni rabietas ni conflicto–18 ediciones–, y 365 ideas para una crianza feliz. La escuela más fácil.
Pero, además, es miembro fundador del grupo de psicólogos en emergencias y catástrofes de Cataluña, con más de treinta intervenciones, entre las que destacan las inundaciones de Biescas o los atentados del 11-M. Esa experiencia la ficcionó en Estado de shock, una crónica novelada de una intervención psicológica en emergencias. Y, precisamente, en esta actual crisis por la pandemia del coronavirus forma parte del grupo que está asistiendo psicológicamente a los sanitarios catalanes.

Opinión:  

Un honor prologar el libro Estado de SOC de Rosa Jové en el años 2012. Aunque la información ya está publicada en la fecha indicada en este blog, copio el comentario realizado entonces.

Prólogo de Robert Manrique

Vaya mi agradecimiento para quien haya tenido la amabilidad de adquirir el presente libro y más con el esfuerzo añadido en el momento económico que estamos atravesando. La cultura, en todos sus aspectos, es primordial para el avance de un país y puedo confirmar que “Estado de shock” será un libro con el que cualquier ciudadano disfrutará.

“Estado de shock” va dirigido a aquellos que deseen conocer las interioridades, les agrade conocer aquello que casi nadie ha visto del trabajo que realizan los especialistas en la salud mental. O yendo un poco más allá, la labor de aquellos que intentan minimizar las numerosas secuelas que se presentan tras sufrir un hecho traumático. Que un psicólogo no tiene solamente que oír sino también escuchar, interpretar, decidir... en muchas ocasiones en menos tiempo del que lleva usted leyendo este prólogo. Que existe una amplia preparación previa para poder evitar lo que otros creeríamos inevitable: los destrozos mentales a los que cualquiera puede verse abocado especialmente si sufre un doloroso acontecimiento inesperado.

Sospecho que la autora, mi gran amiga Rosa Jové, habrá convencido a los editores sobre la “idoneidad” de mi participación dándome el honor de escribir el prólogo. Pero es que Rosa es capaz de convencer a cualquiera de cualquier cosa. Y sospecho que habrá sido así porque yo mismo fui víctima de un acto traumático al ser víctima del atentado en Hipercor, con lo que puedo hablar en primera persona de cual es la labor de los psicólogos, bomberos y policías envueltos en lo que todos conocemos comúnmente como emergencia.

En este libro que usted gentilmente ha adquirido encontrará diversos relatos sobre las experiencias vividas por un grupo de expertos en la atención psicológica,  pertenecientes todos ellos a diversos ambientes laborales unidos en un mismo objetivo: ayudar al prójimo a superar los difíciles momentos consecuentes a sufrir un acto traumático o, como en otros casos, a evitarlos por conocer de primera mano la importancia de la prevención.

Rosa Jové nos relata, en unos primeros capítulos muy bien redactados y detallados, diversas emergencias a las que los expertos se han enfrentado. Conociéndola tengo la seguridad de que su memoria le habrá hecho recordar una enorme cantidad de datos y fechas, nombres y apellidos, ciudades y personajes...pero su sentido de la responsabilidad le evitará ofrecer ni una sola pista. El secreto profesional está para eso: para ser un secreto y ser profesional.

La lectura del libro mostrará las vivencias reales, diarias, y constantes, de un grupo de especialistas en la atención psicológica. Asimismo deja entrever (bien, en realidad, lo explica claramente, para qué engañarnos..) la estupidez que albergan algunos de los que han sido nombrados “dedocráticamente” para dirigir a los profesionales de lo que conocemos como actividad socio-asistencial. También he sufrido en primera persona a esos responsables (“el terrorismo no es prioritario para la Generalitat, julio 2011) mientras se dobla la seguridad en centros críticos y estratégicos de nuestro país.. Por ello certifico todo cuanto Rosa relata, disimulada en situaciones supuestas tanto desde su experiencia personal como grupal. Podríamos decir que “Estado de shock” denuncia de un modo benévolo y muy suave la incompetencia de algunos que ostentan (con todo lo que esta palabra significa) cargos de responsabilidad que, de no ser por la labor ardua y constante de los verdaderos trabajadores, no sabrían ni organizar la nevera de su casa.

Pero aparte de las situaciones vividas y compartidas en varios casos, personalmente en especial en atentados terroristas o accidentes de circulación, reconozco mi absoluto desconocimiento de la faceta como escritora de Rosa Jové. La he descubierto en “Estado de shock”, entre otras cosas por el hilo argumental que ha sabido componer entre los personajes. Se descubre la enorme variedad de caracteres que encierran el universo de lo que llamamos humanidad y cómo con esfuerzo e interés se puede conseguir una complicidad que nos puede llevar a conocer la verdadera extensión de la palabra empatía.

Esa es la palabra que, según mi modesta opinión, más se aprecia en la atmósfera de “Estado de shock”. Es aquello que los anglosajones describen como “ponerse en los zapatos de otro”. No es tan difícil ponerte los zapatos de quien calza tu mismo número pero si uno prueba a ponerse unos zapatos tan solo un par de números mas pequeños le será muy difícil dar dos pasos seguidos. Y de ello se desprende que en muchas ocasiones, los profesionales de lo que se denomina atención socio-asistencial deben aportar toneladas de empatía para ejercer su labor y ejercerla bien.

Por ello recomiendo el presente libro no es solo un compendio de vivencias de Rosa Jové y sus colegas, es algo más. Nos descubre hasta qué punto es imprescindible la colaboración, el deseo de ayudar, el compromiso en el bienestar ajeno...

Y también me permito recordar que debería ser de lectura obligada para todos aquellos que o bien desean organizar su futuro profesional en el ámbito de la psicología o bien, como es mi caso, lo único que queremos es ayudar al prójimo con unos mínimos conocimientos.

Mención aparte me merece la idea de encabezar cada capítulo con una frase de algún reputado filósofo o similar y por eso no puedo evitar dejar para el final un par de las frases que me han guiado durante gran parte de mi vida y que jamás hubiera imaginado que aparecerían en el prólogo de un libro.  De la primera desconozco el autor pero estoy absolutamente de acuerdo: “La felicidad une, el dolor reúne”.

Y ofrezco esta frase porque he estado presente en reuniones donde la extrema dureza de la experiencia vivida ha sido el motivo para compartir debriefings realmente dolorosos. Perdón... ¿que qué es un debriefing? Hay que leer el libro e imaginarse la situación...

La segunda es de Albert Einstein: “Si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo”. Reduce en nueve palabras el afán de investigación pare encontrar soluciones a los problemas, incluidos los de la mente humana. Todos los problemas son distintos, pero todos merecen la mejor solución. Me consta que cada uno de los personajes “ficticios” que  aparecen en “Estado de shock” dedican las veinticuatro horas del día a encontrar soluciones para aminorar e incluso solucionar los problemas de los demás.


Septiembre de 2012

08 abril 2020 El Periódico de Catalunya (2) (opinión)

08 abril 2020



Movistar+ traza 'La línea invisible' de ETA
La plataforma estrena esta noche los capítulos 1 y 2 en abierto en el canal de Youtube
La presentación previa cuenta con la intervención de algunos de los actores y el director

Movistar+ estrena este miércoles, 8, su primera serie original basada en hechos reales, La línea invisible, en la que se narra el origen de ETA y el primer asesinato cometido por la organización, un hecho del que pronto se cumplirán 52 años. Y como la pandemia impide una première en un cine, como se merece, la plataforma ha organizado un evento online abierto a todos, en el que se pasarán los episodios 1 y 2 de la serie. Los clientes de Movistar+ la podrán ver completa en la plataforma bajo demanda.
Presentada por el actor Antonio de la Torre, con la presencia de sus compañeros de reparto Àlex Monner, Anna Castillo, Asier Etxeandia, Patrick Criado, Enric Auquer y el director Mariano Barroso, esta première virtual está disponible para que los telespectadores puedan verla desde sus casas entrando en e lncanal de Movistar+ en YouTube: youtube.com/movistarplus. La presentación comienza a las 22.00 horas y seguidamente se pueden ver los dos capítulos.
La línea invisible, una producción de Movistar+ en colaboración con Sentido Films, basada en una idea de Abel García Roure, cuenta en sus seis capítulos la historia de ETA, una banda organizada que dejó a su paso, en nuestro país,  a 853 víctimas. Todo comenzó en junio de 1968, cuando el joven Txabi Etxebarrieta, el líder de la organización, cruzó la línea invisible asesinando a la primera de ellas: José Antonio Pardines, un guardia civil gallego de  25 años. 
Horas despúes, era abatido en un enfrentamiento con los agentes. Y pasaba a la historia como el primer terrorista que mataba y el primero al que mataban. Primera víctima y primer mártir. Los compañeros del etarra decidieron vengarlo asesinando a su principal perseguidor, el inspector Melitón Manzanas,  y así dio comienzo una de las etapas más  oscuras de la historia de España.

Los actores

Dirigida por Mariano Barroso, en el reparto de la serie  figuran Àlex Monner (Txabi Extebarrieta), Antonio de la Torre (Melitón Manzanas), Anna Castillo (Txiki), Asier Etxeandia (El Inglés), Patrick Criado (Txema), Enric Auquer (José Antonio Etxebarrieta), Emilio Palacios (Peru), Joan Amargós (Maxi) y Xoán Fórneas (José Antonio Pardines). También intervienen Pablo Derqui, Patricia López Arnaiz y Amaia Sagasti, entre otros.
«Monner es Etxebarrieta; Auquer, su hermano José Antonio, y yo soy Maxi, el mejor amigo del hermano y novio del personaje que interpreta Anna Castillo, Txiki», explica el actor Joan Amargós, al que hace unos días vimos en TV-3 en el telefilme Èxode, de la batalla a la frontera. 
«La línea invisible se sitúa en los inicios de ETA. Explica mucho cómo funciona, el sentimiento vasco, su cultura, el silencio por el miedo al qué dirán... Se ven sus orígenes de lucha obrera y cómo esta organización anarcosindicalista relacionada con los movimientos revolucionarios de Cuba, Irsarel y Argelia se convierte en un grupo terrorista», explica el actor.

La primera muerte

El punto de partida es el momento en que ese grupo de jóvenes revolucionarios que lucha contra el franquismo cruza la línea invisible que da título a la serie: el de matar. «No se decide en una asamblea, sino que hay un control policial y Txabi Etxebarrieta, que llevaba una pistola, mata a un guardia civil. Por miedo, por desesperación... Aunque no lo justifico, ¿eh?», puntualiza Amargós.
 «Encuentro que es un tema que se tiene que tocar con mucho tacto. Aunque quizá es demasiado pronto, porque en el País Vasco persiste ese sentimiento», confiesa. «La serie generará polémica. Aunque el mensaje que desprende es conciliador», concluye.

Opinión:

Aún no he visto la serie y, por lo tanto, no cometeré el error que tantos otros cometen continuamente de opinar sobre algo que ni se ha leído o ni se ha visto… seguramente repetirán lo ocurrido con “La pelota vasca.  La piel contra la piedra”.
No entré al juego entonces y tampoco lo haré ahora… pero sí me reitero en recordar la propuesta presentada hace muchos años: ¿Para cuándo un productor o un director valiente que se atreva a hablar de lo ocurrido en el peor atentado de la historia de la banda terrorista ETA? ¿A alguno le suena Hipercor?

07 abril 2020 (2) La Razón (opinión)

07 abril 2020 



El preso de ETA de mayor edad ve más cerca su salida de prisión
Una redención extraordinaria de pena a Sebastián Echániz, de 76 años, adelantará la excarcelación del ex miembro del “comando Vizcaya”, que estaba prevista para 2024

El preso de ETA de mayor edad, Sebastián Echániz, “Sebas”, de 76 años, está más cerca de salir de la prisión de Villabona (Asturias), donde cumple condena por varios asesinatos. El Juzgado Central de Vigilancia Penitenciaria avaló el pasado lunes, con el visto bueno de la Fiscalía, una redención extraordinaria de pena para el ex integrante del “comando Vizcaya” lo que se traducirá, según fuentes jurídicas, en que se acelere la excarcelación del ex miembro de ETA, cuyo cumplimiento de condena estaba previsto para octubre de 2024.
Según esas mismas fuentes, la propuesta, que fue elevada por la Junta de Tratamiento del centro penitenciario, “afectaba a la liquidación de condena” hasta el punto de que, advierten, “que podría dar lugar a su excarcelación por el cumplimiento definitivo” de la condena. Ahora, apuntan, el centro penitenciario deberá realizar la liquidación correspondiente -es decir, restar de la condena la redención aprobada- y remitirla al tribunal sentenciador, la Audiencia Nacional, para que ésta acuerde, en su caso, el licenciamiento definitivo. Eso sí, insisten en que la tramitación del procedimiento se ha efectuado “por vía ordinaria”, por lo que la desligan de la actual crisis sanitaria por la pandemia del coronavirus.
Las redenciones extraordinarias de las que se ha beneficiado el etarra se otorgan, según el artículo 100 del Código Penal de 1973, por el que fue condenado Echániz, por trabajos realizados en el centro penitenciario a razón de un día menos de condena por cada dos de trabajo. El Reglamento de los Servicios de Prisiones de 1956 condiciona a esta reducción de los días de condena a que el interno muestre “buena conducta” y contempla, además del trabajo que desarrolle, la redención de la pena “por el esfuerzo intelectual” (cursar estudios), por la producción “original, artística, literaria o científica” o incluso por la donación de sangre y por mostrar una “especial, rendimiento y laboriosidad”. Por esta vía se pueden llegar a descontar de la condena hasta 175 días por año.
El nombre de Echániz, que como los también ex integrantes de ETA Joseba Arregi y Santiago Arróspide, «Santi Potros», salió a la palestra cuando Pedro Sánchez anunció en 2018 la intención del Gobierno de facilitar el acercamiento a cárceles del País Vasco de presos etarras enfermos o mayores de 70 años. El ex miembro del sanguinario “comando Vizcaya” fue condenado, entre otros, por el asesinato, en 1982, del jefe de la Policía Municipal de Baracaldo (Vizcaya) José Aibar; por el ametrallamiento, un año antes, de dos coches de la Guardia Civil en Bilbao, en el que no hubo víctimas mortales; por la muerte del teniente coronel Ramón Romeo en marzo de 1981 y por los asesinatos del guardia civil Joaquín Gorjón y el teniente coronel de la Guardia Civil Luis Cadarso en Basauri (Vizcaya), también en 1981.
Su avanzada edad fue, precisamente, uno de los argumentos que esgrimió en julio de 2018 su defensa al solicitar la concesión del tercer grado, pero la Audiencia Nacional denegó la medida invocando su historial delictivo y la falta de arrepentimiento. La defensa de Echániz -cuyas condenas suman más de un centenar de años de cárcel- argumentó también que ya había cumplido dos tercios de su condena y el cese de la violencia de ETA para intentar avalar la inexistencia de riesgo de reincidencia de recuperar la libertad.

La Audiencia no vio arrepentimiento en 2018

Sin embargo, la sección primera de lo Penal del citado tribunal se negó a concedérselo, ratificando la decisión tanto de la Junta de Tratamiento de la prisión como del juez central de Vigilancia Penitenciaria, José Luis Castro. La Sala valoró para negarle la progresión de grado tanto su historial delictivo como su falta de arrepentimiento y el informe psicológico realizado al terrorista, en el que constaba que no había renunciado a la lucha armada ni había acatado la legislación vigente, y en el que se le definía como un delincuente «por convicción» reacio a implicarse en el tratamiento penitenciario para lograr su reinserción.
En su petición, la defensa del ex miembro de ETA aportó un escrito enviado a la Junta de Tratamiento en el que Echániz reclamaba la concesión de redenciones extraordinarias ymanifestó su renuncia a la violencia «en consonancia con el nuevo escenario abierto en el País Vasco de rechazo a la lucha armada». Del mismo modo, asumía la necesidad de reconocer el daño causado y de avanzar “en la reconciliación” en pos de una convivencia pacífica «en la que no se excluya al diferente».
Pero para los magistrados de la Audiencia Nacional ese escrito no consta en el expediente, por lo que interpretaron que con el mismo únicamente buscaba cumplir con el requisito exigible para beneficiarse de esas redenciones de pena. La Sala concluyó que ese texto no podía considerarse una petición de perdón a las víctimas ni la asunción el compromiso de reparar el daño causado.

Opinión:

Dejando aparte la cuestión moral de la puesta en libertad de un asesino, me sorprende ver que la noticia aporta información sobre el Código Penal de 1973... al hablar de la puesta en libertad de un terroristas condenado a cientos de años. ¿cuántas han sido las ocasiones en las que se explicaba la verdadera razón, que no es otra que el Código Penal FRANQUISTA de 1973? En lugar de dar estas explicaciones, ¿cuántas veces se ha apelado a la división entre número de víctimas causadas y número de años de cumplimiento real? ¿Por qué se explica ahora y no hace muchos y muchos años atrás? ¿Quizás porque, entonces, habían medios que fomentaban el uso del dolor ajeno para hacer política partidista?

07 abril 2020 el mercantil valenciano (opinión)

07 abril 2020 


El Tribunal de Apelación de París rechaza excarcelar a Josu Ternera por el coronavirus
El veterano dirigente etarra, de 69 años, fue detenido el pasado 16 de mayo, tras casi 17 años seguidos de clandestinidad
La Cámara de Apelación de París ha rechazado la petición de libertad provisional que había solicitado el dirigente de ETA José Antonio Urrutikoetxea, Josu Ternea, «dado su delicado estado de salud», ha informado este martes la asociación de familiares de reclusos de la banda, Etxerat.
El veterano dirigente etarra, de 69 años, fue detenido el pasado 16 de mayo, tras casi 17 años seguidos de clandestinidad, en la localidad de Sallanches, en los Alpes franceses, y desde entonces ha estado encarcelado en París.
Nacido en Bizkaia el 24 de diciembre de 1950, a Josu Ternera se le considera uno de los históricos miembros de la cúpula de ETA y participante en los intentos de negociación desarrollados por la banda terrorista.
Etxerat expresa, en un comunicado, su «indignación» por la decisión del tribunal francés, al tiempo que recuerda que en el centro penitenciario de La Santé, donde se encuentra recluido Ternera, «se han detectado al menos 19 casos positivos de coronavirus».
Tras afirmar que Ternera «contaba con el beneplácito del director médico del centro» para demandar su excarcelación, Etxerat critica que a la familia de Urrutikoetxea no le haya sido notificada esta decisión «hasta el momento de la intervención de su abogada».
«Nos remitimos a la denuncia pública que han realizado, tanto la familia de Josu Urrutikoetxea, como Bake Bidea y Artesanos por la Paz, quienes califican la decisión de incomprensible y un verdadero escándalo y nos sumamos a la petición de libertad para que reciba el cuidado que necesita», señala Etxerat en su nota.
Esta plataforma hace además «extensiva» su petición a los presos recluidos en Francia Jakes Esnal, Gurutz Maiza Artola, Jon Parot y Xistor Haramboure, todos ellos con más de 65 años de edad.
Asimismo recuerda que en Maiza, Haramboure y Urrutikoetxea «sufren de patologías que los hacen extremadamente vulnerables al COVID-19». «Ibon Fernández Iradi, que padece esclerosis múltiple, también debe ser excarcelado», concluye la nota.
Opinión:
Durante dècadas, los terroristes de ETA (y también de otras bandas terroristas como GRAPO o la extrema derecha), han huido a países con una legislación que les era favorable para seguir haciendo una vida totalmente normal. Ya en la década de los novena fuimos un pequeño grupo de víctimas las que iniciamos una reclamación ante esta situación y a nadie le importó.
Es curioso que ahora haya quien se queja de que un país extranjero aplica su legislación ya el terrorista se siente ofendido en sus derechos... pues, muy sencillo, no haver atentado jamás y si, desgraciadamente, lo ha hecho... pues a acatar la legislación de ese país.

Es lo que hay.

jueves, 2 de abril de 2020

01 abril 2020 (2) eldiario.es

01 abril 2020 



Comisión Europea traslada al PP la importancia de "evitar actos radicales vinculados al terrorismo" como los homenajes

En una carta enviada por el comisario europeo de Justicia al eurodiputado del PP Javier Zarzalejos


La Comisión Europea ha asegurado, en una carta enviada por el comisario europeo de Justicia, Didier Reynders, al eurodiputado del PP Javier Zarzalejos, que es "muy importante la prevención de actos radicales vinculados al terrorismo y a la violencia, como los homenajes" a presos de ETA celebrados en el País Vasco, y ha reiterado que "seguirá apoyando en este sentido a los países miembros de la UE como España".
Así se ha pronunciado el comisario europeo de Justicia en una carta dirigida al eurodiputado del PP Javier Zarzalejos, quien le había alertado de la celebración de homenajes a ex miembros de la banda terrorista y le había remitido el informe "Radicalización en el País Vasco, 2018-2019".
En su carta a Zarzalejos, el comisario Didier Reynders ha reiterado, según el PP, "el apoyo de la Comisión Europea a las víctimas del terrorismo y a todos los profesionales de diferentes ámbitos que combaten esta lacra y sus múltiples efectos en la sociedad".
El eurodiputado Javier Zarzalejos ha calificado de "muy relevante" el apoyo de Reynders "para conseguir erradicar los homenajes a los etarras". Las víctimas del terrorismo, ha dicho, "merecen memoria, dignidad y justicia, por tanto estos homenajes no tienen cabida en nuestra sociedad", y ha reiterado que valora mucho "la sensibilidad" de la Comisión Europea sobre este asunto.
"Considero muy importante que la Comisión Europea tenga una información detallada y rigurosa sobre los homenajes a terroristas, que constituyen una forma de humillación a las víctimas del terrorismo", ha añadido Zarzalejos.

“Canal de comunicación”

El eurodiputado popular también ha adelantado que mantendrá "este canal de comunicación" con la Comisión Europea para denunciar "toda actuación que suponga humillación o desprecio a las víctimas del terrorismo".

El informe "Radicalización en el País Vasco, 2018-2019" ya fue presentado en diciembre del año pasado en el Parlamento Europeo por Javier Zarzalejos y la secretaria general del PP vasco, Amaya Fernández.

01 abril 2020 diario16.com (opinión)

01 abril 2020 



El PP convierte el 8-M en su ETA del 11-M

Casado pide la comparecencia de la ministra de Igualdad para dirimir “su responsabilidad” en la convocatoria de la manifestación feminista en la expansión de la pandemia

La estrategia política del principal partido de la oposición en la crisis del coronavirus ha quedado este martes 31 de marzo totalmente despejada después de que el Partido Popular ha solicitado la comparecencia de la ministra de Igualdad, Irene Montero, para dirimir en el Congreso de los Diputados su presunta “responsabilidad en la convocatoria de las manifestaciones del 8-M y su posible vinculación con la epidemia de coronavirus. Los populares instan además al Gobierno a realizar un estudio independiente que aclare la posible relación entre esta manifestación multitudinaria y el aumento en los contagios de los días posteriores.
Pablo Casado se ha abonado por completo a la teoría de la manifestación del Día Internacional de la Mujer en Madrid como principal foco de expansión del virus en España, pese a la evidencia de que se trata de una pandemia global reconocida por la propia Organización Mundial de la Salud (OMS). El grupo parlamentario popular en el Congreso de los Diputados exige dirimir la “responsabilidad” de Montero en la convocatoria de estas manifestaciones durante el pasado 8 de marzo, “a pesar de conocer las recomendaciones” para evitar “concentraciones masivas innecesarias” que propagaran el coronavirus.
A esta petición se suma que el Grupo Parlamentario Popular ha instado al Gobierno a que encargue a un comité científico independiente la realización de un estudio científico que analice la correlación entre las concentraciones de personas que participaron en las manifestaciones del 8-M y el aumento de contagiados por el Covid-19 los días inmediatamente posteriores a esas celebraciones masivas.
La proposición no de ley del PP reclama un estudio científico “que permita discernir el impacto real del retraso en las decisiones gubernamentales de confinamiento hasta después del 8-M como elemento relevante a la hora de evaluar el impacto de la pandemia en España”.

Plataforma de afectados dirigida por Vox

Por otro lado, la denominada Plataforma de Afectados por la Pandemia Covid-19, constituida el pasado 22 de marzo en Madrid y presidida por Carmen Balfagón, directora del Imserso en la etapa de Mariano Rajoy y fichada posteriormente por Vox como vicesecretaria de Acción Social, ha presentado este lunes una denuncia ante la Sala del Tribunal Supremo de Justicia contra el ministro de Sanidad, Salvador Illa, y contra los responsables del Gobierno implicados “por la mala gestión y falta de transparencia en la crisis sanitaria, que ha supuesto la propagación de coronavirus en nuestro país”.
Pese a la clara influencia política de esta plataforma de afectados, su máxima responsable asegura ser “totalmente independiente y sin vinculación a ningún partido político, y añade que nace para “apoyar y defender a todos los afectados por esta pandemia, y para manifestar que las autoridades gubernamentales no actuaron en consecuencia”.
La denuncia de esta plataforma asegura que el primer caso confirmado de Covid-19 en España “se conoció el 31 de enero 2020 y tras una evolución ascendente de personas infectadas, el 11 de febrero el ministro de Sanidad comunicó en nota de prensa posterior que el Sistema Nacional de Salud está preparado para hacer frente a la situación. Que la probabilidad de que suponga un riesgo para la población en nuestro país se considera bajo y que todas las medidas de vigilancia y control están puestas en marcha”, señalan.

Opinión:

Pues menos mal que no hay que utilizar las desgracias ajenas para intentar obtener réditos partidistas.
Siempre es lo mismo. Luego se llenarán la boca con aquello de “juntos podremos”.

viernes, 27 de marzo de 2020

27 marzo 2020 Información Coronavirus

27 marzo 2020


La psicóloga infantil Rosa Jové, autora de 'Dormir sin lágrimas' o 'La crianza feliz', ofrece claves para actuar con los niños en el confinamiento

«Mucho se ha hablado estos días de cómo proceder los adultos en caso de confinamiento: que si mantenimiento de rutinas, horarios, ejercicios… y muchos creen que eso mismo es lo que necesitan los niños, y no siempre es así», afirma la psicóloga infantil Rosa Jové, autora de libros como Dormir sin lágrimas o La crianza feliz.  «Si usted es un padre preocupado por cómo afectará esto a su hijo, le tranquilizará saber que los niños tienen más facilidad que los adultos para superar las adversidades en su vida», continúa la experta, que ofrece consejos de actuación según los diferentes tramos de edad.

De 0 a 2 años:

«La rutina la marcan los padres, ya que, seguramente, les continuarán alimentando, acostando o bañando más o menos a la misma hora. Lo importante a estas edades no son las rutinas (sus padres van a hacerlo por ellos), sino que se lo pasen bien (que jueguen mucho y hagan actividades lúdicas) y que no se agobien. Intentemos, en la medida de lo posible, que jueguen al aire libre: si no hay jardín o terraza, puede ser en el balcón de casa o debajo de una ventana abierta, siempre con vigilancia. Lo único que van a entender de todo lo que pasa es que no pueden salir a la calle, intentemos minimizar ese aspecto. También es bueno contactar por videollamada con personas que vean normalmente (abuelos, canguro, etc.) pero sin forzar». 

De 3 a 6 años:

«Es bueno empezarles a contar lo que está sucediendo, porque se dan cuenta de grandes cambios y necesitan una explicación que les tranquilice. Tan importante es explicarles lo que sucede, como ser positivos y no dramatizar. Hay una diferencia entre ser positivo y mentir. No vamos a mentir, pero si explicarles el escenario más favorable en cada caso. Hay que adaptar el lenguaje a la edad del niño».
«Los padres seguro que siguen con las rutinas de sus hijos a estas edades, pero hay que ser flexibles porque los niños van a ver que sus padres no hacen lo mismo que siempre (¿quién en este momento lo hace?) y ellos también pueden hacer cambios en su día a día (ver algo más la tele, acostarse un poco más tarde...)».
«Que les dé el aire al menos un ratito al día (puede ser asomados en una ventana jugando al veo veo) para que sigan con el ritmo circadiano, y que hagan juegos en donde desarrollen su imaginación (pintar, bailar, cantar, disfrazarse…) porque un niño que trabaja su imaginación olvida las preocupaciones. No olvidemos, sobre todo, jugar con ellos. Siempre nos quejamos de que no tenemos tiempo para jugar con ellos, ahora es un buen momento».

De 7 a 12 años:

«Aquí ya es imperativo, no solo que estén informados de lo que sucede, sino de que sean proactivos y ellos se protejan, lavándose las manos y manteniendo la distancia social. Si aún no saben lo que es la distancia social, es importante explicárselo para que actúen en consecuencia».
«Los padres siguen marcando las rutinas, pero, como ya se dan cuenta de lo que pasa a su alrededor, si los padres no cumplen sus propias rutinas, hay que mostrar más flexibilidad, o lo van a vivir como un agravio comparativo. Si los padres van al trabajo o teletrabajan en casa, podemos hacer que en esos momentos ellos también desarrollen algún tipo de trabajo de tipo escolar, pero si los padres no trabajan, mejor no obligarles. Ahora es el momento para aprender con las nuevas tecnologías o mediante proyectos, con los que se aprende igual o mejor, pero sin darse cuenta».
«Hay que intentar que estén ocupados con cosas que les gusten (sí, hasta con videojuegos) pero ir variando a lo largo del día, no siempre lo mismo. Es posible que en estos momentos se incremente la actividad con las pantallas, pero esto obedece a dos motivos: el primero es que todos hemos aumentado el uso de móviles, tablets, ordenadores, etc. no es algo exclusivo de los niños. El segundo motivo es que, en estos momentos e igual que los padres, es la forma de poder estar conectados con sus amigos porque a estas edades ya tienen vida social (muchos niños juegan online con los compañeros de clase o se escriben mensajes…). Son situaciones excepcionales que provocan conductas excepcionales, no hay que reñirles: ya volverán a la normalidad».

Rosa Mª Jové Montanyola 
(Lleida, 1961)
licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma de Barcelona, está especializada en psicología clínica infantil y juvenil y en psicopediatría (bebés de 0 a 3 años). Igualmente es licenciada en Historia y Geografía con especialización en antropología infantil y en psicopedagogía con experiencia de más de diecisiete años trabajando para el departamento de la Generalitat de ayuda a menores con problemas escolares y diversos trastornos, así como asesorando a padres y escuelas.
En sus libros ofrece consejos, reflexiones y sugerencias que ayudan a los padres a cuidar y entender a los hijos desde el nacimiento hasta los seis años, una etapa fundamental en la que se forja buena parte de la personalidad y se asientan las estructuras emocionales. El sueño es también uno de los componentes de una buena crianza, como lo demostró en su bestseller Dormir sin lágrimas que, con 48 ediciones publicadas desde su aparición en 2006, y también ha publicado con mucho éxito en La Esfera de los LibrosLa crianza feliz –27 ediciones–, Ni rabietas ni conflictos –18 ediciones–, y 365 ideas para una crianza feliz. La escuela másfeliz.
,  
Pero, además, es miembro fundador del grupo de psicólogos en emergencias y catástrofes de Cataluña, con más de treinta intervenciones, entre las que destacan las inundaciones de Biescas o los atentados del 11-M. Esa experiencia la ficcionó en Estado de schock, una crónica novelada de una intervención psicológica en emergencias. Y, precisamente, en esta actual crisis por la pandemia del coronavirus forma parte del grupo que está asistiendo psicológicamente a los sanitarios catalanes.

Opinión:

Primeramente agradecer a un buen amigo que me haya hecho llegar esta noticia que aúna la experiencia en atención a víctimas del terrorismo y la trágica situación que estamos sufriendo como es la pandemia del coronavirus.

Y decir que aparte de la excelente información que se menciona en la noticia de Esfera de los Libros es un honor haber tenido el privilegio de escribir el libro que se menciona en la noticia (Estado de schock) para colaborar con una de las mejores especialistas en la cuestión que nos ocupa.

Libro de lectura recomendable.