jueves, 22 de julio de 2021

22 julio 2021 (3) El Correo (opinión)

22 julio 2021

 


La memoria y la omisión

El Memorial devuelve el protagonismo a las víctimas. Pero la historia del terrorismo de ETA no puede escribirse sin las inhibiciones del PNV y el viraje de Lizarra

Antonio Elorza

Hay un mérito indiscutible en el Memorial inaugurado el 1 de junio en Vitoria: devolver el protagonismo a las víctimas de ETA (aun cuando en la exposición se hable también de otros terrorismos). Constituye esto un servicio impagable, prestado a la memoria colectiva, al documentar los sucesos presentados y ofrecer los videos que dan cuenta del sufrimiento individual que de otro modo solo queda registrado en las frías crónicas de prensa o en un instante de los informativos en las cadenas de televisión. Es también una excelente idea presentar el zulo donde estuvo en-cerrado Ortega Lara a lo largo de más de quinientos días, emblema de la carga de deshumanización que acompaña a la historia de ETA.

Una vez dicho esto, incluso en esta sección central de la muestra cabe apreciar su principal insuficiencia: la acumulación de casos, incluso con alguno tan triste y honroso como el del practicante de ‘skate’, se constituye en cortina de humo si no nos adentramos en la lógica del terror. Su trayectoria no consiste en un goteo, sino en una combinatoria, que llama a resaltar las tácticas de terrorismo selectivo de ETA, con el magnicidio de Fernando Buesa, por supuesto acompañado del asesinato de su escolta, o la ejecución del periodista López de Lacalle, y las respuestas políticas y sociales de inhibición que siguieron a los atentados. Las muertes no tuvieron lugar en el vacío, sino en una sociedad sobre la cual ETA y sus cómplices ejercieron una verdadera dictadura durante los años de plomo. En la exposición es evocado ¡Basta ya!: falta la brutal descalificación de que fue objeto por el nacionalismo democrático. No se menciona otro atentado emblemático, el asalto a la librería ‘Lagun’ en San Sebastián, sobre el cual el PNV, aunque lo borre un documental reciente de ese título, con Ardanza de lehendakari y Arzalluz al frente, se lució de nuevo cargando contra las víctimas y olvidando a los ‘borrokalaris’. Porque un asalto, seguido de destrucción, como aquel es también un acto terrorista.

La memoria no debiera ser creada a partir de conveniencias políticas del presente, sino atendiendo a la realidad, en la medida que esta resulta del análisis histórico. El último libro del Centro, prólogo a su inauguración oficial, es la ‘Historia y memoria del terrorismo’, dirigida por José Antonio Pérez, y se presenta como un análisis exhaustivo de todas las fuentes disponibles. Sin embargo, carece de la perspectiva amplia que en cambio caracterizó a su predecesor, ‘Vidas rotas’, de Rogelio Alonso y Florencio Domínguez, de objetivos más limitados. Como ya apunté en otro lugar, hay en la historia oficial omisiones inexplicables dada la minuciosidad de la investigación realizada, citando yo el atentado contra el azkoitiarra Baglietto, que en dicha historia omite la movilización social a favor de los etarras ya liberados, con el alcalde nacionalista al frente. Un episodio no se cierra a voluntad del narrador.

Todos sabemos que el PNV no fue terrorista, pero la historia del terrorismo etarra no puede ser escrita sin sus inhibiciones, rebotes políticos en las condenas «de la violencia» contra el constitucionalismo, ni sin el viraje que supuso la alianza de Lizarra, lo que he llamado alguna vez «el pacto infame». Ni siquiera aquí los textos de la exposición optan por la franqueza. Habría sido un acuerdo entre «las fuerzas abertzales», una vez más con el PNV reducido a innombrable. Para completar la elipsis, una imagen brillante y un texto elocuente ilustran la «gran movilización social contra ETA» tras el secuestro y el asesinato inhumanos de Miguel Ángel Blanco. De cómo esa movilización fue desmontada, y del papel en la misma del PNV con el viraje a Lizarra, ni palabra. Quien lea los textos explicativos no entenderá nada.

En consecuencia, lejos de los historia-dores incorporados al Memorial toda explicación intranacionalista del terror de ETA. Los tablones informativos se limitan a decir que ETA se inscribe en la ter-cera ola del terrorismo contemporáneo, señalada por Rapoport. Explicación endógena: cero. Y negación, claro, de todo papel asignable a la doctrina xenófoba de Sabino Arana, centrada en el odio antiespañol, trazando el hilo negro que materializa ETA. No tengo que leer documentos para afirmarlo. Es el mismo odio que observé en el grupo de estudiantes vascos en Madrid, dirigidos por ETA (Txomin Ziluaga), al que pertenecí de 1965 a 1968. Los textos publicados por Corcuera sobre el asalto al Centro maketófilo de la calle Jardines o en el curso de la Sanrocada contra quien exhibe la bandera española, al grito de ‘¡Muera España!’, bastan para invalidar la absolución pronunciada para el Sabino violento por La Granja y por Soldevilla, que el segundo recoge en su último libro. ‘Violencia y odio’. Consecuencia máxima: ETA. Mínima: la exclusión de lo español, que practica hoy cuidadosamente la TV vasca, hasta para hablar de fútbol y de la prehistoria. En definitiva, si omitimos datos esenciales de una historia, ¿qué clase de memoria estamos construyendo?

(Apéndice sobre el 11-M, piso primero de la muestra. Fotos de estaciones vacías, pudiera tratarse de una huelga ferroviaria. Imágenes ausentes de la tragedia. Información ideológica mínima. Mejor volver al segundo piso).

Opinión:

Con todo el trabajo de asesoramiento a mas de 200 víctimas de los atentados de agosto 2017 en Catalunya aún no he tenido tiempo de visitar el Memorial y las opiniones que me llegan de algunos visitantes son contradictorias.

Aunque después de los contactos con los organizadores para aportar información y detalles sobre el atentado en “Hipercor”, espero que el mismo aparezca en el Memorial. Lo digo porque al señor Elorza se le ha escapado ese detalle…

Como en la inmensa mayoría de ocasiones, el terrorismo causado por la banda terrorista ETA parece circunscribirse solamente al daño causado en Euskadi… o al menos me lo parece.

 

22 julio 2021 (2) La Vanguardia

22 julio 2021 

 


Las víctimas del terrorismo reciben la Medalla de Castilla y León "por dignidad, memoria y reparación"

El consejero de la Presidencia, Ángel Ibáñez, ha entregado este miércoles la Medalla de Castilla y León a quienes han sido víctimas del terrorismo para saldar una "deuda" que la Comunidad tiene con ellos, para demostrar "nítidamente" al lado de quién hay que estar y por "dignidad, memoria y reparación".

Así, Ibáñez ha apostado por estar "nítidamente" al lado de las víctimas y de sus familias "porque es una cuestión de dignidad" y de distinguir quienes son los terroristas, así como por "evitar acercamientos en los sufrimientos de quienes eligieron el camino de la violencia y de otras que no lo eligieron".

Y es que, según el consejero de la Presidencia, es una oportunidad de dar a las víctimas "una victoria moral, la victoria de ofrecer el relato de lo que sucedió de verdad y eliminar el lenguaje perverso con el que se pretende justificar la violencia".

Asimismo, Ángel Ibáñez, ha abogado por mantener la memoria del terrorismo, "la memoria de los asesinados, de los heridos de los secuestrados, de los amenazados, de sus familiares y amigos", al tiempo que se ha dirigido a los presentes para decirles que son un "símbolo de una sociedad cuya vida en paz y democracia ha sido atacada".

Por ello, en honor a la memoria de las víctimas, Castilla y León "rechazará siempre proyectos políticos insolidarios, intolerantes y supremacistas".

Por último, el consejero de la Presidencia se ha referido a la necesidad de "reparación" con una ley autonómica que establece marco jurídico "con un régimen de protección para las víctimas y sus familias" al tiempo que ha agradecido a los presentes que sean "testigos vivos de esa dignidad" y ayuden a fomentar "la memoria".

Por su parte, el presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo de Castilla y León, Sebastián Nogales, ha asegurado que las condecoraciones a las personas que han sufrido el terrorismo "vienen cumpliendo un papel de reconocimiento público del daño sufrido y también del respeto y la admiración que la sociedad española siente por las víctimas"

Asimismo, ha subrayado que la Medalla que han recibido este miércoles de manos del consejero de la Presidencia, "es una medalla especial, una condecoración que lleva un mensaje muy hermoso, el reconocimiento y solidaridad de la comunidad de Castilla y León".

"Hoy se entrega una condecoración de la tierra donde nacimos o donde nos han acogido como hijos propios" ha insistido Nogales, quien ha aseverado que la ley autonómica "realiza un merecido reconocimiento, lo que es una medida de satisfacción moral para quienes han padecido directamente la barbarie del terrorismo".

 

 

 

 

22 julio 2021 Tribuna Salamanca (opinión)

22 julio 2021

 

"Dignidad, memoria y reparación" para las Víctimas del Terrorismo de Castilla y León

“Dignidad, memoria y reparación”. El consejero de Presidencia, Ángel Ibáñez, ha explicado que la sociedad tiene que “estar con las víctimas del terrorismo y con sus familias”. Lo ha hecho durante la entrega de las Medallas a las víctimas del terrorismo en Castilla y León, un acto que se ha celebrado en la delegación territorial de la Junta en Castilla y León.

Ibáñez ha recordado que son “tiempos convulsos antes de asegurar que se retribuye a los verdugos por encima de las víctimas”. “Tenemos la obligación moral de saber quiénes son las víctimas y quiénes los torturadores, además de eliminar el lenguaje perverso”. El consejero de presidencia, durante su discurso tras la entrega de las Medallas, ha pedido “memoria para “los asesinados, los heridos, los secuestrados y amenazados” y también ha explicado que la ley Autonómica contiene marco jurídico para la protección de las víctimas.

Ángel Ibáñez ha terminado su intervención agradeciendo a las víctimas por su virtud de libertad. Frente a la sinrazón y la barbarie”  y les ha recordado que no están solos”. Por su parte, el presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo de Castilla y León, Sebastián Nogales ha calificado esta medalla de homenaje hermoso de la Comunidad de Castilla y León” y ha asegurado que se trata de un meritorio reconocimiento”.

El delegado territorial de la Junta, Augusto Cobos, ha resaltado el “honor” que le produce que este acto “tan simbólico” se celebre en la delegación territorial antes de recordar una experiencia personal frente a una víctima del terrorismo.

Los reconocidos han sido: Jesús Gómez Lozano, Álvaro González Ruiz, José María Herguedas Sacristán, María Hernández Vicente, José Antonio Herrero, Antonio Gerardo Martín Casado, Valentín Martín San Juan y Tomás Sánchez Blázquez.

Opinión:

Nuevamente enviarle un enorme abrazo a mi amigo Sebastián Nogales por su enorme dedicación en la atención al colectivo. Compartimos muchas vivencias en aquellos años en los que aparecer públicamente y ser miembro de la antigua AVT era lo más parecido a un deporte de riesgo y desde entonces la amistad ha ido creciendo.

Seguiremos trabajando juntos.

 

martes, 20 de julio de 2021

20 julio 2021 Diario Vasco (opinión)

20 julio 2021

 

Los primeros encuentros restaurativos, hace una década

El 25 de mayo de 2011 se llevó a cabo el primer encuentro restaurativo entre una víctima del terrorismo, cuyo padre había sido asesinado por los Comandos Autónomos Anticapitalistas, y cuyos asesinos no han sido aún ni detenidos ni juzgados, y un victimario, un exmiembro de ETA, que se había apartado de la organización terrorista y que llevaba 22 años en prisión. Este recluso asumía su autocrítica por lo que había sido la violencia, admitía su daño y su responsabilidad por la injusticia del daño causado. Formaba parte de un grupo disidente entre los presos de ETA.

La reunión fue preparada por la Oficina de Atención a las Víctimas del Terrorismo del Gobierno Vasco, entonces presido por el lehendakari Patxi Ló- pez. Duró cerca de cuatro horas, se desarrolló en unas oficinas del Ejecutivo autónomo y tuvo lugar sin intermediarios. Los protagonistas fueron Iñaki García Arrizabalaga, hijo del delegado de Telefónica en Gipuzkoa Juan Manuel García Cordero, asesinado en 1980, y Fernando Astarloa, condenado por un asesinato. La segunda cita fue entre Maixabel Lasa y Luis Carrasco Aseginolaza, condenado por el asesinato de su marido, el exgobernador civil socialista de Gipuzkoa Juan Mari Jáuregui

Tras aquellas dos reuniones se celebraron más hasta llegar a 15 en un año. La llegada del PP al Gobierno paralizó la experiencia. «Los encuentros restaurativos fueron un mensaje de convivencia y de futuro que nos interpela a todos para lo que pasó nunca vuelva a suceder», afirmó Lasa, entonces directora de la Oficina de Atención las Víctimas del Terrorismo del Ejecutivo vasco.

Opinión:

Solo explicar que la frase final la llegada del PP al Gobierno paralizó la experiencia no es del todo cierta.

Me permito aportar la cronología de mi propio caso:

Marzo de 2011: una reconocida entidad en el ámbito asociativo del Pais Vasco contacta conmigo para hacerme llegar la propuesta desde el entorno del miembro de ETA Rafael Caride, autor condenado por el atentado en Hipercor.

Mayo 2011: Llegada a mi domicilio de la carta por parte de Rafael Caride proponiendo el encuentro

Octubre 2011: Comunicado de la banda terrorista ETA anunciando el “cese definitivo de la actividad armada”

Noviembre 2011: Elecciones generales. Cambio de gobierno de PSOE a PP

Mayo 2012: Notificacón desde Ministerio de Interior confirmando la fecha del encuentro

Junio 2012: Encuentro en la prisión de Zaballa

 

18 julio 2021 (2) El Pais (opinion)

18 julio 2021 

 


20 presos de ETA reactivan los encuentros con víctimas paralizados hace una década

Los reclusos solicitan entrar en los talleres de justicia restaurativa organizados desde 2016 para convictos de todo tipo de delitos

Un total de 20 de los 190 miembros de ETA recluidos en cárceles españolas han solicitado participar en los talleres de justicia restaurativa puestos en marcha por Instituciones Penitenciarias para que los condenados por todo tipo de delitos se sienten cara a cara con sus victimas y les pidan perdón, según han informado EL PAÍS fuentes políticas vascas y confirmado fuentes penitenciarias. El objetivo, a semejanza de los 14 encuentros celebrados hasta 2012 con reclusos arrepentidos de la organización terrorista acogidos a la llamada Vía Nanclares, es que las víctimas consigan una reparación, al menos simbólica, por el daño sufrido y, a la vez, facilitar la reinserción de los presos haciéndoles conscientes del dolor que han causado.

Sin embargo, a diferencia de aquella iniciativa —interrumpida tras la llegada del PP al Gobierno—, estos “diálogos restaurativos” no están enfocados exclusivamente a etarras, sino que en ellos participan desde enero de 2020 todo tipo de reclusos, salvo los penados por violencia de género y delitos sexuales. Fuentes oficiales de Instituciones Penitenciarios han confirmado a este diario el interés de un grupo de etarras por intervenir en estos talleres y el respaldo del Ministerio del Interior a la iniciativa. “La justicia restaurativa es, sobre todo, un derecho de las víctimas, pero también una oportunidad de reinserción para los condenados, incluidos los presos de ETA, que tienen el mismo tratamiento que el resto de la población reclusa”, señalan.

Los presos etarras que han solicitado participar en estos encuentros están recluidos en las cárceles de Asturias, Burgos, Logroño y El Dueso (Cantabria), en las que en la actualidad hay 66 integrantes de la organización terrorista. Según detallan fuentes penitenciarias, en los próximos días, los equipos de tratamiento de estas prisiones, en colaboración con profesionales en mediación que intervienen habitualmente en la preparación y celebración de estos encuentros, seleccionarán, entre los 20 que lo han pedido, a aquellos que se consideren preparados. “Se intentará que las víctimas con las que se reúnan sean directas de sus atentados y, en caso de que no sea posible, con otra de la violencia etarra o, en su defecto, que les puedan remitir a una de ellas una carta”, añaden estas fuentes.

Los reclusos de ETA ya han sido informados de que su participación en el taller no les supondrá ni una reducción de la pena ni el acceso a beneficios penitenciarios. Es la forma de garantizar que su interés es sincero, que no buscan ninguna ventaja que vaya más allá del plano estrictamente personal. No obstante, Instituciones Penitenciarias admite que los equipos de tratamiento de las cárceles sí tendrán en cuenta esta actividad a la hora de hacer las valoraciones para, por ejemplo, progresar al tercer grado o semilibertad o acceder a permisos a los presos.

Esta iniciativa se pone en marcha después de que Interior finalizara de un modo simbólico, el pasado 1 de julio, la política de dispersión con el anuncio del traslado de los cuatro últimos reclusos de la organización terrorista que permanecían en cárceles de Andalucía. Ahora todos los presos están en cárceles de la mitad norte del país, más cercanas al País Vasco (y 54 de ellos están en prisiones vascas). La medida se ha visto acompañada también de un paulatino cambio en el régimen de vida al que estaban sometidos los reclusos etarras, de los que solo quedan tres clasificados en el primer grado o régimen cerrado, el mas duro. Estas medidas se han visto acompañadas de un cambio también significativo en la actitud de los etarras dentro de prisión, que, en algunos casos, se ha traducido en cartas de arrepentimiento. En 2020, m’as de 40 de ellos pidieron perdón por escrito, según datos de la lucha antiterrorista. El año anterior habían sido una treintena y en 2018, el año en el que ETA anunció su disolución, tan solo ocho.

Contemplados en el Estatuto de la Víctima

Los talleres de justicia restaurativa que van a seguir los presos etarras no son nuevos. Contemplados en el artículo 15 del Estatuto de la Víctima, se realizan desde 2016, aunque entonces solo se ofrecían a condenados que cumplían sus penas a través de medidas alternativas, no dentro de prisión. Además, los encuentros no se realizaban con víctimas directas, sino con otras que habían sufrido la misma infracción penal por la que habían sido condenados. En enero de 2020, Interior extendió la iniciativa a aquellos que cumplen sus penas privados de libertad y, además, incluyó la posibilidad de que fuera con las víctimas de sus delitos. En lo que va de año, han participado en ellos 258 condenados (17 de ellos mujeres) por delitos que van desde el homicidio y el asesinato a las lesiones o los robos con fuerza.

El programa contempla para los presos 10 sesiones de preparación de cuatro horas de duración cada una que se celebran semanalmente dentro de prisión. Al término de las mismas, son los mediadores, junto a los técnicos penitenciarios, los que deciden si, una vez terminadas las sesiones, los reclusos están preparados para celebrar el encuentro con la víctima o si, por el contrario, se les saca del programa o es necesario que asistan a más sesiones de las inicialmente previstas.

En el folleto informativo que se facilita a la víctima antes de iniciar todo el proceso, Prisiones detalla que el objetivo del encuentro es que esta pueda explicar en persona al recluso “cómo vivió [el delito] y qué consecuencias se han derivado de aquella vivencia”. También se busca que el condenado se responsabilice de su acción y pida perdón. El programa contempla que el encuentro —que está previsto que se celebre en una o dos sesiones como máximo— sirva para acordar “medidas de reparación del daño derivado del delito” reales o simbólicas.

Instituciones Penitenciarias hace una “sesión de seguimiento” final con la víctima para, antes de cerrar todo el proceso, constatar que esta ha recuperado la “tranquilidad personal”. El documento recalca que en ningún caso se pide a la víctima que perdone al delincuente, aunque el folleto señala que “en ocasiones esto deviene de forma natural en el encuentro”. En el caso de los presos, serán los profesionales de la cárcel los que valorarán si el arrepentimiento del delincuente es “sincero”.

El protocolo de la justicia restaurativa recalca tanto la “confidencialidad” de todo el proceso como el carácter “voluntario” de la participación de la víctima, con la que se contactará para hacerle el ofrecimiento a través de la Fiscalía o las oficinas de atención a las víctimas de las comunidades autónomas. También se recoge que tanto la persona afectada como el condenado pueden decidir “en cualquier momento” no seguir adelante.

El precedente interrumpido de la Vía Nanclares

A finales de 2008, el Ministerio del Interior empezó a trasladar a los presos de ETA críticos con la banda a prisiones próximas al País Vasco. Los que daban un paso más y firmaban una carta rechazando la violencia, pidiendo perdón y comprometiéndose a hacer frente a las indemnizaciones, fueron enviados a la cárcel alavesa de Nanclares de Oca, donde en 2011 surge la iniciativa de encuentros con las víctimas, la vía Nanclares.
Josu Elespe, hijo de Froilán Elespe, primer concejal socialista asesinado por ETA, se reunió con un disidente de la banda; Maixabel Lasa, con dos de los asesinos de Juan María Jauregui, su marido; Emiliano Revilla, con su secuestrador, Joseba Urrusolo Sistiaga; Roberto y Rosa, víctimas de Hipercor, con Rafael Caride, condenado por el atentado. También participaron en estas entrevistas los exmiembros de ETA Iñaki Recarte, Fernando de Luis Astarloa o Valentín Lasarte.

En 2011, el PP ganó las elecciones y el nuevo Gobierno no siguió la línea iniciada en Nanclares. Los encuentros con mediación previa se frenaron al año siguiente.

Opinión: 

Solo aclarar un concepto.

El encuentro  con el miembro de la banda terrorista ETA Rafael Caride fue entre el y un servidor, con la presencia del Director de la prisión de Zaballa. No fui con ninguna otra “víctima”.

 

18 julio 2021 La Razón (opinión)

18 julio 2021

 


La Guardia Civil mantiene el control para evitar que terroristas consigan explosivos como el 11-M y los atentados de Cataluña

En España hay más de 1,4 millones de personas con licencia que tienen 2,7 millones de armas.

La Inspección de la Benemérita cumple 35 años de trabajo para evitar infracciones en ambas materias

En España hay más de 1,4 millones de personas con licencia de armas que amparan la posesión de 2.713.856 de este tipo de instrumentos. Las infracciones que la Guardia Civil, cuerpo encargado de su control, tiene que imponer por infracciones al reglamento son mínimas. Por otra parte, en la labor de inspección de explosivos, otra de las competencias del Cuerpo, se han adoptado las medidas para evitar atentados como los del 11-M o los de 2017 en Cataluña. La Intervención Central de Armas y Explosivos (ICAE) cumple mañana 35 años de existencia, y su jefe, el general Santiago Caballero, subraya la labor de esta unidad en declaraciones a LA RAZÓN.

 

--Una de las competencias fundamentales de la ICAE se refiere a los Explosivos. ¿Se puede estimar la cantidad de estas sustancias que se mueven en España? ¿Cómo realiza la Guardia Civil el control de su correcta utilización?

--El Reglamento de Explosivos atribuye a la Guardia Civil la fiscalización de su seguridad desde que se fabrican o introducen en España, hasta que se consumen o salen del territorio nacional. Cuando el explosivo va a salir de un sitio seguro (las fábricas o los depósitos) necesita una guía de circulación que no se expide hasta que las IAEs (Inspecciones de Armas y Explosivos) han comprobado que el transporte y el lugar de consumo están asegurados suficientemente; pero, además, se inspecciona de manera constante y de forma imprevista todo tipo de actividades relacionadas con los explosivos, amén de que, cuando se considera conveniente por la entidad o el riesgo, la Guardia Civil pueda hacerse cargo del servicio con el apoyo de la seguridad privada. También se somete a control toda actividad en la que aparezcan productos pirotécnicos, en atención a que también contienen materia explosiva. En cuanto a las cantidades, más que contestar con una profusión de datos, porque según la materia se mide en unidades, en kilogramos, en sacos, en metros, etc, se puede decir que hemos expedido en 2020 más de 27.000 guías de circulación. Dicho de otro modo, se han controlado este número de expediciones, desde la más pequeña (un metro de cordón detonante y un kilo de explosivo) hasta varias toneladas que puedan circular en varios camiones, contenedores o barcos que tocan las aguas territoriales españolas.

--El 11.M supuso un zarpazo para España y se puso de manifiesto la relativa facilidad con la que individuos relacionados con la minería facilitaron los explosivos a los terroristas. ¿qué medidas se han adoptado para evitarlo?

--Ese atentado supuso un antes y un después en muchos aspectos. La Guardia Civil redactó un Plan General de Control de Explosivos que revisó la actuación de las Unidades de la Guardia Civil, desde la prevención hasta la información, la investigación y el control de las actividades y fundamentalmente, de las personas que tienen acceso a los explosivos. Desde entonces, se han detectado mínimas anomalías que han sido denunciadas a las autoridades correspondientes, sin más trascendencia para la seguridad de los ciudadanos. Pero quizás el gran hito sea la creación de los Equipos de Inspección de las IAEs. Son 67 Equipos desplegados en todo el territorio nacional que llevan a cabo un sin par cometido: las inspecciones necesarias para confirmar que los establecimientos donde se guardan los explosivos y las actividades que se llevan a cabo con ellos se desempeñan conforme a lo establecido en las normas, es decir, de forma suficientemente segura.

--España está en el nivel 4, sobre 5, de Alerta Antiterrorista. Como quedó demostrado en los atentados habidos en Cataluña, los yihadistas fabricaron sus propios explosivos tras la adquisición en el mercado abierto de las sustancias para elaborarlos. ¿Qué medidas se han articulado para evitar que los presuntos delincuentes puedan comprar, incluso vía internet (como quedó demostrado en una reciente operación realizada en Europa) este tipo de materiales?.

--Los explosivos (incluidos los que puedan estar en los productos pirotécnicos) están lo suficientemente controlados como para que sea muy difícil que caigan en manos inadecuadas. También aquellas sustancias que sean susceptibles de llegar a conformar explosivos, los denominados “precursores”, están controladas. Otra cosa es que determinadas personas, con cualquier motivación espuria, se dediquen a mezclar productos de lícito comercio cuya composición, “per se”, pueda dar lugar a algo parecido a un explosivo. Estas actividades, sumamente peligrosas, frecuentemente desembocan en resultados no esperados por los manipuladores y terminan en situaciones lamentables para éstos. Desde luego, la Guardia Civil cuenta con personal dedicado especialmente a analizar los posibles ilícitos penales que puedan pretender cometerse a través de internet, incluida la investigación en la “dark web”

--Los usuarios españoles de armas cometen muchas infracciones a las normas establecidas o, en general, son cumplidores de las mismas. En los últimos tres años, cuántas sanciones ha habido que imponer y cuántas armas y guías han tenido que ser retiradas a sus titulares?

--Hemos dicho que hay algo más de 1,4 millones de personas con licencias armas y en los tres últimos años se han denunciado por las IAEs algo menos de 4.000 infracciones; es decir, sólo un 0,3% de los titulares de licencias de armas han infringido la normativa, por otra parte, con asuntos de exigua relevancia para la seguridad ciudadana. Debemos hacer una distinción porque el Reglamento de Armas dispone que queda prohibido portar, exhibir y usar fuera del domicilio, del lugar de trabajo o, en su caso, de las actividades deportivas, cualquier clase de armas. Y es ilícito el hecho de llevar o usar armas los concurrentes a establecimientos públicos y lugares de reunión, concentración, recreo o esparcimiento. Por este concepto también se han efectuado casi 13.000 denuncias. Se trata de personas que sin licencia o sin razones válidas tienen en su poder armas, especialmente blancas, en vías públicas o lugares concurridos. Por otra parte, en el último año se han revocado 2.624 licencias de armas (el 0,18% de las que se encuentran en vigor), lo que ha supuesto que casi 5.000 armas de fuego hayan tenido que ser depositadas en las IAEs porque sus propietarios han perdido los requisitos exigidos por la normativa para tenerlas y usarlas. Por tanto, los datos indican que en España los titulares de licencias son muy conscientes de que tienen armas, de los riesgos que conlleva su uso y de la peligrosidad que supone que caigan en manos inconvenientes, y son en general cumplidores de las normas.

--El “mercado negro” de armas es uno de los grandes problemas que existen para poder combatir la delincuencia. ¿Cómo está éste problema en España?

--En España no existe un problema de seguridad ciudadana derivado de la tenencia ilícita de armas; lo que no evita que, puntualmente, puedan aparecer armas, incluso de guerra. Por tanto, puede haber un “mercado negro”, pero podemos asegurar que en materia de control de armas España es un referente internacional. Siguiendo las recomendaciones de la ONU a los Estados miembros, España ha sido pionera en Europa en crear el Punto Focal Nacional de Armas, que sin duda proporcionará un salto cualitativo en el intercambio de información de tráficos ilícitos de armas y en la trazabilidad.

--Otro problema. El de las armas simuladas, que se pueden utilizar con fines delictivos o, incluso, ser transformadas para su utilización con munición real. Cuenta la Guardia Civil, como competente en la materia, con los medios necesarios para controlar este tipo de instrumentos?

--El principal problema no era la insuficiencia de medios, sino de carencia normativa, pero la reciente modificación del Reglamento de Armas ha traspuesto una Directiva europea en materia de armas, que ha permitido regular aquellas armas, en principio no de fuego, susceptibles de convertirse en tales. Por tanto, ahora existe un marco jurídico en el que las armas de alarma (las popularmente conocidas como detonadoras), las acústicas y de salvas (modificadas para que sólo disparen cartuchos de fogueo) y las armas inutilizadas (de manera irreversible) tienen un régimen más estricto para su tenencia y uso.

--Regularmente, tenemos noticias de operaciones de la Guardia civil en las que se han incautado armas, incluso de guerra, que podían ser utilizadas con fines ilícitos. ¿Nos puede facilitar un balance de las operaciones y las armas incautadas?.

Tenemos registradas en nuestro Registro Nacional de Armas 59.000 armas a disposición judicial, de las cuales 30.000 son de fuego. Pero este número obedece a que se trata de armas que están depositadas durante años hasta que resultado del proceso penal se torna definitivo y se imparten las órdenes judiciales oportunas para su destrucción, lo que se demora con más frecuencia de la deseada. Actualmente los Tribunales Superiores de Justicia están impartiendo instrucciones para corregir esta situación y para que las armas depositadas con antigüedad de más de diez años sean revisadas y, si procede, destruidas.

--En la actualidad, el ICAE cuenta con suficientes efectivos dado el elevado número de licencias, guías, explosivos, etcétera?

Las 336 IAE,s están desplegadas en todo el territorio nacional, además de en los Puertos, Aeropuertos, Puestos Fronterizos y Fábricas de Explosivos. Cuentan con un catálogo de algo más de 1.900 Especialistas que efectúan su labor como héroes cotidianos, de manera callada y eficiente, con una profesionalidad digna de encomio; en un mostrador, en un campo de tiro, en el fondo de una mina, en una voladura de explosivos, en una fundición quemando armas, en cualquier lugar y a cualquier hora. La Intervención de Armas y Explosivos cumple 35 años desde su creación como Especialidad, pero seguimos velando con el mandato que desde 1845 el Duque de Ahumada nos legó en la Cartilla: “Vigilará el Guardia Civil que nadie ande con armas por los caminos, despoblados, ni otra parte alguna, sin la correspondiente licencia para usarlas”

Opinión:

Es una excelente noticia saber que se ha mejorado ostensiblemente en el control para evitar que terroristas y otros especimenes puedan obtener material con el que destrozar las vidas ajenas, generalmente de manera aleatoria.

Y aún sería una mejor noticia si también se hubieran dedicado más recursos a controlar a los especimenes que, con conocimiento o no de sus habilidades, consiguieron cometer los atentados de agosto de 2017 en Catalunya.

Pero eso ya sería otro tema en el que, tal y como están las cosas en cuanto a la libertad de opinión y de expresión, hay que medir muy mucho lo que se dice.

Y para otro día podríamos dejar lo de las explicaciones sobre qué ocurre realmente con las armas que se incautan a los malos de la película…

 

15 julio 2021 Noticas de Navarra (opinión)

15 julio 2021

El emblemático papel de las víctimas

Patxi Zabaleta

En las democracias completas y consolidadas, que aspiran a ser justas, el papel social, o la función política, que corresponde a la memoria de las víctimas –de todas las víctimas de todas las violencias– es el de catalizadores o impulsores de la reconciliación para la paz, basada en la libertad y en la igualdad. Nada menos que eso; pero sola y exclusivamente eso. Y para ello es estrictamente imprescindible una condición, que es la imagen de la reconciliación en la memoria de las víctimas

Nada menos que eso. Porque las víctimas son no solo el recuerdo, la pena y el dolor humano, personal y familiar, sino que constituyen social e ideológicamente la prueba irrefutable de la necesidad de la reconciliación para la paz. Son la evidencia de que ninguna violencia –ninguna, ni siquiera la eufemísticamente llamada legítima– debe ser utilizada ni para ganar, ni para imponer, ni para condicionar nada en política. Las víctimas son el testimonio perpetuo de que la verdadera paz solamente se puede asentar en la igualdad de sin vencedores ni vencidos. Ese es su papel emblemático.

Solamente eso. Porque si las víctimas se utilizan para otros objetivos, específicamente para el supuesto aprovechamiento político de su imagen, queda contaminada y prostituida su memoria y se dinamita su emblemática función social. La única fuerza de las víctimas es su memoria y su ejemplo; pero lo es en la medida en que se impulse la reconciliación social. Lo más lamentable es ver que a veces son sus propios allegados y familiares quienes consienten e incluso quienes alientan su aprovechamiento político partidista y excluyente, prostituyendo así la dignidad de su memoria y reduciendo su imagen al mísero papel de argumento contra otros.

La condición imprescindible para que las víctimas puedan cumplir su papel emblemático en la construcción de la paz es que su ejemplo y su imagen se presenten reconciliados. Tomás Caballero es víctima y Germán Rodríguez también. Mikel Zabalza es víctima y José Javier Múgica también. Miguel Ángel Blanco es víctima y Joxe Arregui también. Ordóñez es víctima y Gladys del Stal también. Jáuregui es víctima y Mikel Arregi también. Las del cuartel de Zaragoza son víctimas y las de la matanza de Pasaia también... Y así, cientos y cientos, que mientras no se proclaman reconciliados, dejan de ser y no pueden ser ni acicate ni catalizadores de reconciliación, sino solamente banderines de enganche de cada frente. La diferencia ética hoy por hoy es que mientras unos tienen plazas, otros no han tenido ni juicio.

El más infame y nauseabundo ejemplo de la utilización política de las víctimas para fines políticos fue la teorización y aprovechamiento de los caídos, no solo en cuanto a los monumentos como tal. Los rebelados –Franco, Mola, Sanjurjo y cia, que esos sí que cometieron rebelión– fueron los responsables y culpables últimos no solo de los miles y miles de fusilados y enterrados inhumanamente en las cunetas, y de cientos y cientos de mujeres que, con el pelo rapado al cero y mientras les caía la mierda por las piernas por haberles echo ingerir aceite de ricino, eran paseadas en público, sino también de todos los muertos en los dos frentes, tanto en el legal o republicano, como en el mal llamado nacional. Yo mismo, como tantas y tantos otros, tengo dos tíos carnales muertos y muchos otros familiares que sufrieron de todo en el ejército de los sublevados. Franco y el franquismo se pegaron 40 años queriendo justificar su alzamiento con la Causa General, que era un intento de relato oficial, que nunca lograron acabar en los 40 años, y en la cual la criminal y deleznable teorización de los caídos era la columna vertebral.

Sin embargo, algunas iniciativas y pretensiones actuales son un intento de imitación y reproducción de aquella teorización ideológica franquista. La insistente terminologíca de las víctimas de ETA (como si no hubiese otras), la reduccionista expresión de nunca debió existir(como si en el surgimiento y actuación de ETA no hubiese habido razones políticas) están contagiadas de ese reduccionismo. Uno de los hitos de ese intento es el Museo Público de Vitoria-Gasteiz y sus publicaciones, en cuyas carroñas se nutren Florencio Domínguez y otros gusanos, y en cuyos lodos se ha embadurnado el estado, el rey, Marlasca y otras sabandijas.

No obstante la sociedad llana actual tiene –tenemos– delante una ocasión sin precedentes para poder dar pasos en el camino de una reconciliación verdadera, porque la paz vasca es una paz sin precio político, basada en una decisión unilateral y que constituye un precedente original y nuevo. ETA, que fue fundada por motivación política, tanto en contra de la dictadura como por la inactividad de la oposición política, cesó en la lucha armada y se desarmó y disolvió por razones políticas internas y de su entorno... Aunque de ello no se quieren enterar aún los mastines, que se quedarían sin trabajo, sin negocio y sin justificación si desapareciesen los lobos. Ni en el franquismo llegaron a tener un relato oficial único; no lo van a lograr ahora estos pendejos.

A las 24 horas de ser asesinado Caballero, con quien había coincidido y debatido en luchas obreras, escribí lo que sigo suscribiendo; tras el atentado a Ordóñez me levanté en público con otros dos miembros de la Mesa Nacional de entonces; cuando los dos días de Blanco pedí públicamente a ETA el respeto por su vida apelando al derecho internacional; tras la muerte de Múgica, salimos a la plaza de Leitza con un breve escrito del recién fundado Aralar preparado por Javier Eskubi, cuya memoria reivindico, en donde estuvimos todo el arco político desde Batasuna a UPN junto con familiares del propio José Javier... Habrá quien ha hecho más y todas y todos hemos hecho demasiado poco por la paz, que siempre llega demasiado tarde, pero nadie debe morderse la lengua, ni antes ni ahora.

Estoy convencido de que la reconciliación ya está llegando a las personas y gentes humildes, y de que el buen ejemplo de muchos jáuregis, jiméneces, zabalas, zabalzas, arregis y un largo etcétera prevalecerá. La reconciliación es más que el respeto al diferente; es comprender, reconocer y sentir el dolor ajeno, el dolor del contrincante político, del adversario social, que en la dialéctica de la vida tienen que seguir siendo adversarios y contrincantes. La paz es el común denominador de los que luchan en la vida. Y los que creemos en otro relato debemos seguir –y seguiremos– luchando por ese relato alternativo al oficioso, lucrado y esterilizador de los Marlasca, Borbón, Domínguez y cia. El monumento a los Caídos de Iruña (que nunca cambiará de nombre mientras esté en pie) y el Museo de Gasteiz, montado en el antiguo Banco de España, deben ser derruidos.

Opinión:

Considero que Patxi Zabaleta se confunde al incluir a "LAS" víctimas en el mismo saco, como si todas pensáramos del mismo modo, lo cual desvirtúa absolutamente todo lo que pueda explicar en el resto de su artículo.

Desgraciadamente y como dicen los entendidos "generalizar es un error".